Tips para enseñarle a tu niña a ir al baño sola.

Identifica las señales de que tu niña está lista
Alrededor del año de edad comienza a identificar que lo que siente son ganas de ir al baño. Algunos niños están listos para empezar el proceso de retirada del pañal a los 18 meses de edad, pero otros no demuestran el más mínimo interés hasta que tienen 3 años o más.

Compra el equipo necesario
Invierte en un buen orinal o en un asiento especial que se acople al inodoro de tu baño, esto le quita los nervios al niño de enfrentarse con el baño grande, a algunos niños les da miedo caerse dentro o les asusta el ruido del agua.

Si compras un asiento adaptador para el inodoro, revisa que sea cómodo y seguro y compra también un banquito para que tu niño pueda apoyar los pies y subir y bajar del inodoro con facilidad. También le ayudará a tener firmeza y estabilidad, y a pujar al evacuar.

Crea una rutina para tu niña 
Para empezar, haz que se siente completamente vestida en su orinal una vez al día, después de desayunar, antes de bañarse o cuando normalmente suele hacer popó o pipí. De esta forma se irá acostumbrando al orinal y empezará a aceptarlo como parte de su rutina diaria.

Dile adiós al pañal
Una vez que tu niña ya esté plenamente acostumbrada a sentarse vestida en su orinal, el siguiente paso es lograr que lo haga sin el pañal. 
En este momento empezarás a explicarle que así lo hace la gente grande todos los días: sin pañal.

Muéstrale cómo se hace
Los niños aprenden imitando a los adultos, por lo tanto la manera más natural de que aprendan a usar el inodoro es viéndote hacerlo. Cuando le estés mostrando a tu niña cómo se usa el inodoro, es bueno que le vayas explicando lo que estás haciendo y le muestres que al final te limpias, te vistes, tiras de la cadena y te lavas las manos.
Aunque tendrás que ayudarla a bajarse, subirse la ropa y limpiarse por algún tiempo, verte haciéndolo lo ayudará a entender el proceso.
Es muy importante para la salud de tu niña asegurarte de que se limpie de adelante hacia atrás, especialmente después de hacer popó, para reducir el riesgo de infecciones urinarias.